jueves, 21 de mayo de 2009

Nuestras instituciones educativas

La enseñanaza no se basa únicamente en el conocimiento puro sino en los valores que la institución plasme en su alumnado. Su deber es lograr que cada cerebro vibre con la nota de su casa de estudios. Y de esto se encargan los profesores.

Sin ellos la meta de enseñar se nulifica. Digamos que mantienen a la institución "viva", porque entienden que la educación es un fin en sí mismo, y no un vehículo para propósitos diferentes.

Me refiero a la ley que se promulgó en el gobierno de Fujimori, la que establece que las instituciones educativas tienen la potestad de convertirse en "una empresa". Esto quiere decir con el afán de lucrar.

Entonces se entiende que la persona con la batuta no es el que sabe más, ni el que tiene más títulos, ni el de alma más noble. Es el que tiene mayor porcentaje de acciones, en otras palabras, más capital. Y de esto deviene lo que todos sabemos se puede hacer con una empresa: reducir personal, abaratar costos, etc. Eso está bien hasta que el grado de reinversión disminuye y las ganancias terminan únicamente en las arcas de los inversionistas.

Sin embargo, los profesores no deberían ser tratados como "empleados". No deberían calificar a ser despedidos. Más bien, su poder de decisión debería ser mayor, porque al final de cuentas ellos son, aunque con una pizca de orgullo, el alma de la institución.

4 comentarios:

  1. Si tan sólo nuestra educación pública fuera superior se evitaría esta clase de abusos...
    y mucha gente vil que usa "la educación" para obtener beneficios injustificables, todo está sucio, roído, podrido... corrupto

    ResponderEliminar
  2. si tan solo se le diera un sueldo decente a los profesores estos dejarían de ser tan mediocres. la gente que trabaja por estos precios tan bajos puede que no tenga la educacion necesaría. debemos instruirlos, aumentarles el precio para que esten contentos, tomarles examenes para ver que le estan enseñando a los enanos, etc. el gobierno tiene que dar el primer paso porque ellos nunca lo van a dar

    ResponderEliminar
  3. "Un alcance": Entiendo que la ley univeritaria les dice a las universidades privadas que tienen dos opciones: 1) acogerse al sistema prefujimori (sistema europeo) o 2) al sistema yanqui (la universidad tiene dueño, produce ganancias y, si me da la gana, mañana llamo a Lourde Flores para que sea rectora).
    Entiendo que la de Lima fue la primera en optar por acogerse al sistma yanqui y luego lo hizo la UP. La PUCP se resiste y, supongo, que la Cayetano también (hablo solo de universidades serias, ja, ja). Y ahí se me acabaron las universidades peruanas serias pre Fujimori.
    Sobre las universidades peruanas privadas nacidas después de Fujimori... ¡claro que las hay decentes! (nunca digas de esta agua no beberé), supongo que les era mucho más sencillo iniciarse acogidos a la ley sistema yanqui, supongo... (pronunciar como Cartman).
    Finalizo: el sistema yanqui no es necesariamente malo y puede ser muy producivo (en particular en una universidad pequeña), salvo, claro, que el dueño sea un kardenal.
    Muchas gracias por existir perúfilos. Y como los Beatles... ya os pelearéis (por una china o por unos tronchos), pero estuvisteis bien mientras fuisteis.
    P. D. ¿Se puede hablar a la vez de educación escolar y universitaria en el Perú? No lo creo. Creo que la universidad peruana se ha mantenido (con sus normas y excepciones, claro) y, en particular la educación universitaria no privada (claro, si el ingreso es 100 a uno, y, reclaro, en especial en las carreras no lucrativas, por ejemplo, medicina, ¡ops!!!).
    FIRMADO: DON GATO
    (que asco de sistema para ponerse uno un seudónimo, ya me caisteis mal).

    ResponderEliminar
  4. El vengador oscuro1:44 a. m., mayo 28, 2009

    Uyayay ahora sí que estamos tocando pasiones ocultas. ¡Cuidado que la democracia renació hace poco! Corto pero en la yugular, ahora que la bestia está sumisa es momento de darle la mordida certera.

    ResponderEliminar

Por favor escribir sus nombres o pseudónimos en vez de comentar como anónimos. Perufílicos se lo agradece.